Fiesta y juventud. No dejes que la inmadurez y juventud cambie tu vida.

Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos.

En cada periodo estival, o fiesta o vacaciones, del calorcito, de la alegría, de los largos y soleados días y quería aprovechar esta entrada para recordaros que sólo un segundo basta en convertir la alegría y expectativas vacacionales de verano en una constante lucha por tu vida.

Con la fiesta se despiertan las ganas de los mas jóvenes y no tanto ya, de explotar su vida y disfrutar el momento a tope creyéndose invencibles. Yo les digo que no han de perder de vista a esos deseos de desenfreno, pero que presten atención a su responsabilidad, su cabeza, su moralidad, ya que un momento puede cambiar tu vida y la de tu familia y seres más cercanos.

Disfrutar Sí, pero con cabeza porque ese mismo segundo que la vida te puede proporcionar para esa felicidad inmediata también te la puede arruinar.

Se tú mismo, compórtate como tú mismo, vive como tú mismo, pero jamás hagas y y te comportes como los demás quieran o te hagan ver.

Tu madurez, tu fuerza mental, y tu saber decir NO a tiempo es lo que te puede cambiar el futuro.
Quizás tu destino pueda estar escrito, o quizás esté por escribirse, pero se tú el que maneje el lápiz para si no es así cambiarlo, al menos intentar retocarlo.

Lo que hagas y como te comportes puede ser lo que marque tu futuro y olvida la frase de "Eso jamás me pasará a mi" porque el jamás en esta vida es lo más impredecible que hay.

Cree en tí, piensa en los demás, lucha por tus ideales y por tu convicción de vida, pero jamás seas o pretendas demostrar lo que los demás quieran que seas. El pretender ser el más valiente o el más irresponsable de un grupo con ciertas actitudes o comportamientos no siempre se corresponde con la mejor definición de la palabra valor.

Un falso amigo dura lo que pueda durar su interés por tí, por tanto no pretendas ser más que nadie ni comportarte como más que nadie porque la vida es bella si la vives como tú deseas no como quieran los demás.

Tú joven, no dejes que la falta de madurez te lleve a demostrar que puedes ser mejor, sólo se tú mismo porque la vida está llena ya por si sola de peligros para que además estés buscándolos sin saber que las consecuencias nunca pueden ser como las puedas creer.

Las noches, las motos, los coches, las piscinas, el alcohol... son los mayores atractivos en vacaciones y fiestas, pero sus consecuencias son también las mayores armas de destrucción si no se usa la cabeza, y lo que más llena el hospital de parapléjicos de Tóledo.

No dejes que esas cosas proporcionadoras de una felicidad insustancial e inmediata intenten llenar un vacío en ti porque el llenar vacíos con ese tipo de cosas tan vanas pueden suponerte una carga de la que podría ser muy costoso deshacerse.

Vive, disfruta, intenta ser feliz y disfrutar de tu juventud y de las vacaciones, de las fiestas pero ten siempre la mente clara y no pierdas la línea de la claridad y de la realidad, pero ten una cosa muy clara y es que la madurez hace a la persona más espectador que autor de algunos comportamientos de la vida.

Un saludo amigos.
Raul Martinez.