Navega por el mar de la vida y por las aguas de todo este nuevo año con el mejor barco, ser uno mismo.

Ojala se pudiera poseer la suficiente sabiduría para saber decir las palabras justas en los momentos justos.

Tristemente yo no poseo ese don, NO, no lo tengo o creo no tenerlo, por eso hablo o mas bien escribo como la vida, la adversidad y la experiencia me ha enseñado, como otros con mas canas me hablaron a mi en su día y como me hubiera gustado, que hubieran podido seguir haciéndolo, porque aun encerrando dureza todas esas enseñanzas, mostraban sabiduría, realidad y sobre todo preparación para la vida y para todo lo que con ella vendría, aunque a veces la soberbia de la juventud, la inmadurez o el exceso de confianza hicieran que oyera mas que realmente escuchara..

Sigue avanzando el año, siguen sumando los días, sigue pasando la vida, pero seguimos avanzando nosotros al mismo ritmo?
Sabemos darnos cuenta y/o explicar que es y la importancia de tener vida, la importancia de poder vislumbrar el horizonte de un nuevo y blanco año aun por escribirlo, diseñarlo y rellenarlo?
Sabremos rellenarlo de vida y realidades o simplemente vivirlo, siguiendo tirando de lastres y ver que como otros, puede resultar ser el mas corto o el mas largo de tu vida, según el uso y la calidad que se le de?....
Tenemos todo un año para dar respuesta, asentar o mejorar al menos todo esto...

Qué es la vida, no sabría decirlo ni expresarlo y no creo que nadie lo sepa realmente, por muchos místicos que se empeñen en creerlo o en opinar por las vivencias de unos u otros, porque la experiencia te la da las vivencias propias, y jamas las de los demás, pero lo que es claro es que la vida en si misma es algo tan cambiante y tiene tantas caras que lo que hoy puede parecer ser una cosa, mañana es otra totalmente distinta.

Solo hay una cosa clara, y es que con la vida pasa el tiempo y con el tiempo nosotros, y a la vez, esos pensamientos de si hubiera hecho esto... o hubiera vivido aquello.... no sirven ya, han caducado, porque son esos pensamientos, los que si lo permites, manejaran sin duda alguna tu vida, tu aptitud y obviamente tu cuerpo y actitud ante la vida.

El pasado año quedo atrás, y con el lo que se pudo o no haber hecho, mirar atrás ya es innecesario y diría que a veces hasta perjudicial, y mas cuando gracias a la vida, tenemos uno nuevo por delante con mas tiempo por explorar, cambiar, mejorar, crecer, luchar y como no, vivir y disfrutar.

Cuantos libros hubieran deseado haber leído mas, aquellos que ahora tienen problemas de visión.
De cuantas melodías hubieran disfrutado mas aquellos que ahora tienen problemas de audición, Cuantos pasos hubieran dado mas sin quejarse de las distancias, aquellos que ahora no pueden caminar, cuantas cosas se hubieran hecho mas sin obligación ni protestar, si se supiera o se fuera consciente que por caprichos del destino ya no lo podrán hacer mas.

Ha amanecido en nuestro horizonte un nuevo año, todo un año de vida nueva por delante al que nos tendremos que enfrentar, sin saber cuantos de nosotros tendremos la dicha de poder verlo acabar, de cuanto de el podremos vivir y a su vez disfrutar, solo sabiendo con la real certeza una cosa y es que solo la vida es la que da la respuesta a las preguntas y el destino las pautas a marcar.

De nosotros depende ese tiempo, ese tiempo que muchos ignoramos o poca importancia le solemos dar, importancia que solo le damos y sentimos, cuando por nuestra vida o de alguien muy cercano, vemos la adversidad de cerca pasar.

Vivimos sin darnos cuenta de lo agraciados de disponer de un día mas, y sin embargo en muchos momentos lo perdemos quejándonos en demasiadas muchas veces de cosas y lastres vanales sin mas.

Lo que un insignificante problema parece, hay veces que le damos importancia de más, cuando realmente hay luchadores reales de la vida, que creer y perder ese tiempo en pensar, ya por si solo resulta ser un lujo de alcanzar.

Y es un lujo la vida y lo es como tal, la vida es algo tan valioso, que sin ella, obviamente, por un simple revés, podrás ser sucumbido en lo mas oscuro de la adversidad.

Y ante lo adverso lo mas fácil es quejarse, dejarse vencer y dejarse llevar y a veces hasta arrastrar.
Evitar ser egoísta y mirar mas allá y darse cuenta de la valiosa realidad, una realidad quizás dura en sí misma, pero no falta aun de vida por la que poder crear tu barco y lanzarte a navegar.

Y si alguna vez se ha pensado o hasta incluso deseado en desaparecer en vida o simplemente dejarse morir porque no se ve luz ni claridad, habría que pensar profunda y realmente en aquellos que murieron o desaparecieron sin desearlo y en la suerte que se tiene de poder seguir teniendo posibilidad de vivir, posibilidad de cambiar, posibilidad de avanzar y como no, de disfrutar de aquello a lo que no se daba importancia y se creía no poder cambiar.

La vida no deja de ser como un mar, amplio y hermoso si uno decide lanzarse a navegarlo y explorar, solo que se ha de tener claro una cosa, y es que tipo de barco y que aptitud adoptar.

El barco debe ser uno mismo, y de uno mismo depende hacerlo mas fuerte, resistente y duro para poder navegar, teniendo claro y sabiendo que también debe ser ligero, lo que hará que te obligues a dejar las cargas y los lastres en la orilla del pasado sin duda alguna y sin remordimientos de dicha decisión a tomar.

La aguas de la vida son muy cambiantes, muchas veces feroces y otras calmadas de mas, y ante tales cambios debemos de preparados poder estar, nadie dijo que navegar fuera fácil, pero nada en la vida jamás lo será.

Solo tu eres tu barco, y solo de ti depende de lo fuerte y las ganas con las que forjes tus remos, apoyándote de la ayuda y la fuerza del viento unas veces con la calma de las aguas, y de tu energía, ganas y fuerza ante la dureza de la tempestad.

Por eso amigos no se debe perder mas tiempo mirando la profundidad ni la lejanía de las aguas de la vida, es momento de decidirse a soltar lastre, alzar las velas, tomar los remos y lanzarse a vivir y navegar, a explorarla y disfrutar del viaje y aprender de las experiencias vividas, porque si se dedica demasiado tiempo a pensar, a dudar, a añorar o a soñar y poco a actuar, la arena de la orilla te ira cubriendo cada vez mas el cuerpo y ya difícilmente resultará desenterrarse y comenzar tu navegar.

La vida es la que es, y como tal por poco que nos guste es la que hay que aceptar, así pues solo nos queda cambiar a nosotros, y puesto que el hombre es un animal de costumbres y cambios, si no nos gusta lo que la vida nos va ofreciendo u obligándonos a tomar, adaptémonos al momento, luchemos y cambiemos a lo que mejor y mas nos pueda agradar a las circunstancias que vamos teniendo y vivámosla, sobre todo eso, vivirla porque solo hay una y dura lo que dura.

Un saludo amigos. A navegar todo este año y a vivir e intentar disfrutarlo pues.
Gracias por leerme y mil gracias por esas 150.000 visitas a este mi Blog.
*Si tu me dedicas una hora de tu tiempo en leerme, yo te regalo mas de 24 años de mi vida en experiencias.

Raul Martinez